Cuál es la diferencia entre enfermedad celíaca y sensibilidad al gluten? (Traducción de artículo)

Hace unos días publiqué en la página de Facebook “Círculo Libre de Gluten” un artículo publicado en “Ask Doctor K” por @harvardhealth. Publico a continuación una traducción literal, libre (hecha por mí) debido al interés que despertó el artículo en los seguidores de la página y algunas peticiones que fuera publicado en Español.
Todos los derechos reservados del artículo original son de “Ask Doctor K” -Dr. Anthony Komaroff, Harvard Medical School, Harvard Health Publications y pueden ver la publicación original en:

All rights for the original article go to “Ask Doctor K”-Dr. Anthony Komaroff, Harvard Medical School, Harvard Health Publications via @harvardhealth. Above is the link to the original article. I don´t own the rights to the article, and what follows is a free-style translation to Spanish, made as literal as possible.

ESTIMADO DOCTOR K:

Muchas personas que conozco están cambiando a una dieta libre de gluten. Cuándo les pregunto por qué, escucho acerca de sensibilidad al gluten y enfermedad celíaca. Qué significan estos términos?

ESTIMADO LECTOR:

La sensibilidad al gluten y la enfermedad celíaca son dos condiciones diferentes con una cosa en común: el gluten. El gluten es una proteína que se encuentra en cualquier cosa hecha de trigo, avena o centeno. El gluten es lo que hace blando al pan.

La enfermedad celíaca es un desorden en el cual el cuerpo no puede tolerar el gluten. El gluten dispara una reacción inmune, causando inflamación del recubrimiento del intestino delgado. En el corto plazo, una persona con efermedad celíaca puede experimentar gas, distensión abdominal, cólicos intestinales y fatiga.

La enfermedad celíaca también puede causar síntomas en partes del cuerpo lejos del intestino, incluyendo el cerebro, huesos y riñones. Con el tiempo, si el problema no se trata, la enfermedad celíaca daña al intestino delgado de manera que ya no puede absorber nutrientes de la comida adecuadamente. Esto puede resultar en diarrea, pérdida de peso, anemia, desnutrición, dolor articular, osteoporosis e incluso infertilidad.

El diagnóstico de enfermedad celíaca generalmente requiere de un examen de sangre y una biopsia. Durante la biopsia, una pequeña muestra es tomada de la pared del intestino delgado y examinada bajo el microscopio buscando daño.

El tratamiento para la enfermedad celíaca es una dieta completamente libre de gluten. Esto detiene la dañina reacción inmune en el intestino y los síntomas que la enfermedad pueda tener fuera del intestino. También permite sanar al recubrimiento intestinal.

Solíamos pensar que la enfermedad celíaca se daba principalmente en la niñez y que era muy severa. Este puede ser el caso. Incluso una migaja de comida con gluten puede desencadenar una diarrea masiva en un niño [susceptible] que puede ocasionarle la muerte por deshidratación si no obtiene tratamiento pronto.

Pero a medida que nuestras pruebas para la enfermedad han mejorado, hemos reconocido que la enfermedad puede producir síntomas mucho más leves y puede empezar en la edad adulta.

La sensibilidad al gluten es una enfermedad recientemente reconocida que es diferente a la enfermedad celíaca. Aún no la comprendemos del todo y algunos médicos incluso no reconocen que exista. Las personas con esta condición tienen síntomas similares a la enfermedad celíaca pero sus pruebas para enfermedad celíaca no son positivas. A estos pacientes generalmente se les pide que retiren el gluten de su dieta. Si los síntomas mejoran, generalmente se les diagnostica con sensibilidad al gluten.

El gluten es encontrado en comidas como la pasta, pan, cereales de trigo y muchas comidas horneadas. También puede estar presente en lugares menos obvios como salsas, sopas, aderezos de ensaladas, medicamentos y confites.

Por suerte, en estos días, más y más comidas libres de gluten están apareciendo a la venta en las tiendas y supermercados. Además hay muchas alternativas de comidas tradicionalmente hechas con granos –desde pasta de arroz hasta el mijo, cinchona o harina de garbanzo. Yo solía ser escéptico, pero ahora animo a los pacientes que piensan que puedan ser sensibles al gluten que prueben una dieta libre de gluten. Y finalmente que se queden con lo que los haga sentir mejor.

Anuncios